Mujeres "menos" poderosas Guna’a gûiñ doblega’ Siuamej axchenej yajatij Antsetik jutuk syu'elalik Less powerful women Femmes moins puissantes Mulheres menos poderosas Donne meno potenti 力が弱い女性 不那麼強大的女性 Mujeres "menos" poderosas
Federica Quijano
Federica Quijano

“Definitivamente la fuerza me la dan mis hijos, mi trabajo, el escenario, la gente … me la dan esos angelitos que sí son partes importantes”: Federica

 

Por Elizabeth Santana 

 

Federica Quijano es integrante del grupo Kabah, directora de relaciones públicas de una empresa de entretenimiento y madre de dos niños. Intentó ser mamá pero como consecuencia de endometriosis no pudo, así que adoptó dos hijos, primero una niña y después un niño. “A Sebastián me lo dieron de año y medio de edad, lo tiraron a un basurero, estuvo en un hospital y cinco meses en un albergue, lo adopté, pero a los tres años de un día a otro lo perdí. Dejo de hablar, de verme a los ojos, comenzó a gritar, a pegarse con todo, se caía y tenía crisis horribles… En el albergue tenía que firmar si aceptaría o no a alguien con discapacidad,  yo puse que no. Soy mamá soltera y requiere mucha atención, pero pasó”.

 

Laboraba en Televisa, pero al no contar con estudios perinatales invalidaron el seguro de su hijo, y cada que tramita un pasaporte acude al juzgado de lo familiar por una sentencia de adopción. “Si ya tienes la custodia tienes derecho de tramitar cualquier documento, en ese momento me di cuenta que los papás adoptivos no tenemos poder ni ayuda. Ha sido un ir y venir de emociones y gastos muy altos”. Sebastián ha tenido ataques muy fuertes pero en el sector privado de salud no existe un área de psiquiatría infantil, mientras que en el público sólo existe el Hospital Psiquiátrico Infantil Dr. Juan N. Navarro. “Me trataron fatal, dijeron: te recibimos a tu hijo 9am y lo recoges 9pm, aquí lo amarramos y sedamos”.

 

El único lugar donde lo aceptaron fue el hospital militar, pero fue temporal. “No podemos hacerle ningún estudio ni tenerlo más tiempo, no eres militar. Y así se reducen los espacios para poder tratar a un niño. Lo hemos tratado por su neurólogo, su psiquiatra, todo. Han sido años muy complicados de cuidar, por ejemplo, con la ventana bloqueada para que no se salga. Antes vivía en una privada, y como él grita todo el tiempo y tiene ataques, una vecina mandó al DIF porque pensó que los maltrataba. La gente está muy poco informada de las causas y lo complicado que es. Y es algo muy doloroso, y no se quita, porque sabes que no se va a curar. Como familia aprendimos a vivir con ello. Él tiene que traer un gafete que dice -Soy Sebastián, tengo autismo, se paciente-“.

 

Federica se ha reunido con diputados y senadores para buscar reformas a favor de los derechos de los niños, para que tengan voz y seamos incluyentes, porque así como hay niveles graves de autismo hay niveles funcionales. “Hay huecos legislativos, un sistema educativo y de salud ineficiente, discriminación y falta de conciencia. Mis hijos son la fortaleza que hoy como mujer tengo. Sé que mi historia inspira a muchas mamás, pero quiero inspirar a algo más.  Me gustaría estar en la política para poder cambiar y hacer muchas cosas, no solo soy cantante, soy mexicana, mamá soltera, hermana, tía… Y sigo creyendo que cuando México hace bien las cosas de verdad lo hacemos muy bien, solo que a veces no lo creemos. ¿Tú en qué éstas sumando a tu sociedad?”.