Mujeres "menos" poderosas Guna’a gûiñ doblega’ Siuamej axchenej yajatij Antsetik jutuk syu'elalik Less powerful women Femmes moins puissantes Mulheres menos poderosas Donne meno potenti 力が弱い女性 不那麼強大的女性 Mujeres "menos" poderosas
Liboria Rodríguez
Liboria Rodríguez

Mi poder interior es el amor, primero amarme a mí y luego amar a los demás, también amar a la naturaleza”: Liboria

 

 

Por Elizabeth Santana

 

 

Liboria Rodríguez vive en CDMX y se dedica al trabajo doméstico. En su historia de vida fue inspirada la película “Roma”, ganadora de tres premios Oscar. Ella es la nana original de Alfonso Cuarón. “Cuando estaba en mi pueblo no pensaba venir a México, después trabajé con una doctora de Tlaxiaco y me trajo, estuve una temporada y me regresé. Pero estando allá quería venir de vuelta para seguir trabajando y ayudar a mis padres, mi mamá no quería, pero vine con una prima que ya falleció, es la que me recomendó en este trabajo que todavía sigo. No fue un sacrificio, llegué por necesidad, tenía que trabajar y llegué con mucho gusto a trabajar con la familia, me encantó conseguir trabajo porque era lo que yo quería”.

 

Cuando llegó, Alfonso tenía nueves meses. “Me presentaron a dos niños que se llamaban Alfredo y Alfonso, me encantó ver a dos chiquitos, y como estaba otra chica que cocinaba, yo me dedicaba a un niño, Alfonso, y ella se dedicaba a Alfredo, pero al poco tiempo ella se fue con el novio y me quedé solita”. Fue así que Liboria se quedó a cargo de todo, incluida la cocina, hasta que consiguió que otra prima trabajara cuando nació una tercera, Cristina, pero al poco tiempo también se fue. “La verdad me quedé bastante tiempo sola, luego nos cambiamos porque vivíamos en Coyoacán pero nos fuimos a la Roma y ahí comenzó la historia. Fue algo que hice con mucho gusto, cuidar en vez de a un niño a dos, y luego a tres, y después vino el siguiente, Carlos, entonces ya fueron cuatro…”.

 

Liboria recordó que se volvieron a mudar, “nos quedamos más solitos y entonces empecé a hacer más cosas de lo debido pero no sentí pesado”. No le importó, porque “no es el dinero el que te hace todo, cuando valoran tu trabajo siempre da resultados”. Aunque cuando salió de su pueblo le dijeron que una mujer doméstica no podía sentirse segura en la ciudad. Después, a sus 24 años tuvo una hija que falleció. “Fue muy duro porque no tuve al apoyo de la persona que yo pensaba, tuve que sacar muchas fuerzas, y la familia me apoyó muchísimo, mi mamá que todavía vivía también. Cuesta, y después de todo, queda algo para sanar, pero con ayuda y con una misma tienes que sacarlo y salir adelante”.

 

Ahora ella cuenta que tiene cinco hijos. “Mi hija vino mucho después, pero vino con el amor que le tenía y la tuve. Y ahorita tengo cinco amorosos, que me buscan, me quieren y me apoyan en todo. ¿Qué más puedo pedir? También hemos viajado juntos. A Dios le doy gracias, no esperaba tanto de lo que pasé y de lo que viví en mi pueblo, no mal, pero sí con muchas carencias. Entonces tuve el amor de la familia y de mi familia, entonces tengo dos familias, que para mi juntándolas son una. Cada una tiene que estar segura de sí misma y de lo que hará y quiere hacer. Seguir su instinto. Te inspiran los demás pero tú tienes que forjarlo. Tú tienes las fuerzas necesarias. Y que te nazca del corazón, eso es lo más importante…. Alfonso me decía que iba a ser aviador, ahora es un gran director y me dedicó una película, me da mucho gusto y estoy muy agradecida”.